Alieda Verhoeven

12 de Marzo de 2013 por RIMA

Novedades, feminismos

foto: http://informedh.blogspot.com.ar/



SEMBLANZA: ALIEDA*

Sin lugar a dudas el subtítulo: “Sabias, locas y transgresoras”, que la Agenda de la Mujer de 2004 ha elegido, la personifica totalmente a nuestra querida compañera y amiga Alieda.

¿Por qué sabia, loca y transgresora?

Porque abrió y sigue abriendo caminos, marcando huellas… superando dificultades fue alejando viejos paradigmas e instaurando nuevos. Posibilitó la creación de nuevas situaciones, nuevos espacios, dejando en todos ellos una semilla, una marca transformadora.

Su vida la desplegó en torno de dos espacios que no son comunes: la militancia en defensa por los DDHH y el activismo feminista.

Esta “gringa” holandesa-argentina-mendocina se insertó en la historia de nuestro país a través de un protagonismo enérgico en defensa de los Derechos Humanos, poniendo el cuerpo en cada situación, no importándole nunca las consecuencias – aún cuando ponía en peligro hasta su propia vida – sólo le importaba que cada hermano y hermana recibiera la ayuda que necesitaba.

Tampoco le interesó quedarse casi aislada de amistades y apoyos institucionales cuando debía defender su coherencia de vida, entre lo que SENTIA Y DEBIA SER y lo que le CONVENIA A UNAS POCAS PERSONAS.

Nos aparecen las imágenes de Alieda en las marchas con su gran pañuelo en la espalda, lleno de nombres de personas y organismos. Infatigable en la solidaridad en un lugar como Mendoza, donde la militancia por los DDHH fue y sigue siendo dificultosa.

Hacedora incansable, Alieda fue y es una de las feministas de trayectoria más larga y reconocida en Mendoza y otro de sus grandes méritos es ser teóloga feminista.
Su pasión por releer la Biblia desde esta perspectiva, le permite repensar la teología, la concepción del ser humano, la relación varón-mujer y la relación mujer-mujer. Su opción fundamental por trabajar con las mujeres más desposeídas, le facilita aportar a la construcción de una nueva espiritualidad. Como nuestra recordada y amada Safina (con quien inició la Urdimbre de Aquehua), nos fue revelando que la divinidad está entre nosotras. Que la divinidad es la justicia, la solidaridad, la energía que nos acompaña y nos une en el amor. Y que con este horizonte, las utopías nos movilizan, nos ayudan a pensar y a actuar.

Hará su tesis de doctorado explorando las capacidades de profecía de las mujeres, algo que la obsesiona desde hace mucho tiempo. La capacidad de las mujeres para liderar y resistir, para advertir y predecir, para sostener, como lo ha hecho ella durante muchos años.

Su tesón y empuje militante los gozamos en los encuentros, talleres, en las reuniones de la Mesa de Mujeres de Confluencia.

Quien no la recuerda en el Tercer Encuentro Nacional de Mujeres que se realizó en Mendoza, organizando, coordinando, agitando, movilizando, discutiendo. Discutiendo mucho, mucho… porque es bien cabeza dura la gringa.

Quién no la tiene presente en el GEM (Grupo Ecuménico de Mujeres) impulsado desde la FEC (Fundación Ecuménica de Cuyo), realizando talleres con pobladoras, organizando actividades múltiples y un emprendimiento que motorizó con Linn: una publicación pequeña y milagrosa llamada “Las Chicas”. Muchos números salieron de la revista, con sus artículos sencillos para todas, con sus dibujos y viñetas.

Y Alieda en su casa, con la Gaucha, su perra y la gata Wendolina.
Su casa de ventanales amplios y parque maravilloso, con cerezos, colmenas y una pileta abierta y plural.
Su casa siempre abierta y solidaria.
Su casa para hacer reuniones y talleres donde se despliegan y se atrapan los sueños.
Sus manos inquietas y bordadoras.
Sus ojos claros casi de niña, su piel bien blanca y su acento marcado por la lengua materna.

Y hablando de su acento, compartimos una anécdota. Cuando era jovencita y recién llegada al país, fue secretaria de una gran empresa y en una oportunidad, el jefe le pregunta a dónde había guardado una carpeta y ella le responde -con la espontaneidad que la caracteriza- en la “calzoncillo” señor, señalando el archivador. En estos largos años -pese a sus grandes esfuerzos-no ha “podido” con su dejo holandés y eso es quizás lo que la hace más simpática y atractiva, confunde los géneros, mezcla permanentemente la “a” con la “o”, estamos convencidas que la “real academia” debería prestar mucha atención en su dicción, quizás estemos frente a la inauguración del lenguaje “no sexista”, donde la “a” es igual a la “o”.

Y finalizando, nos preguntamos: Dónde están documentadas sus acciones?
ESTAN EN LOS CORAZONES DE AQUELLAS Y AQUELLOS QUE TIENEN MEMORIA!!!




Mabel Busaniche y María del Carmen Fernández, por la Mesa de Mujeres de Confluencia
Colaboró: Alejandra Ciriza

* Texto escrito con motivo del homenaje de la “Agenda de las Mujeres” del año 2004.

Tags: , , , ,

Compartir esta entrada:   Más...

Dejar un comentario