Campaña “Yo aborté”

RIMA, Rosario de Santa Fe, 30.12.04

Queridas colisteras y cibernautas:

Una vez más, RIMA nos sorprende con su capacidad de autogenerar acciones militantes, acciones que creen en el logro de cambios. Inspiradas por el antecedente francés y por la reciente visita de la Doctora Rebecca Gomperts, un grupo de colisteras nos ofrece su testimonio.

La idea es que esta campaña continúe, tanto desde la lista como desde este sitio web. Si querés sumar tu testimonio, adhesión, o comentario podés hacerlo vía correo electrónico a: coord.rima[arroba]gmail.com.

Importante para medios de comunicación: les pedimos que no levanten y distribuyan en sus publicaciones este listado sin antes haber pedido la autorización a la coordinación de RIMA, a la dirección antes citada. No a todas las colisteras les interesa ser citadas en los medios sin su consentimiento. Muchas gracias por respetar este pedido.

Coordinación RIMA – Red Informativa de Mujeres de Argentina

Lanzamiento de la Campaña “Yo aborté” – diciembre 2004

“Yo aborté”

El tema del aborto estaba sobre el tapete en la lista RIMA, producto de algunas intervenciones de las colisteras.
No podía ser de otra manera, en una lista feminista, con la visita de la Dra. Rebecca Gomperts y las entrevistas que le realizaron Irene Ocampo y Gabriela De Cicco para RIMA y Soledad Vallejos para Las/12 que circularon entre nosotras, el debate sobre la Ley de Educación Sexual en las escuelas de la Ciudad de Buenos Aires, la muestra de León Ferrari, y todos los embates de los sectores más conservadores y reaccionarios de nuestra sociedad a cuanta expresión de diferencia a las normas del heteropatriarcado católico como verdad revelada incapaz de la tolerancia, dispuestos/as a imponerlo a la fuerza, fieles a su hábito histórico.

En este escenario y ante un documento escrito por Dora Coledesky Fanjul llamado Dudas, reflexiones y preguntas en la lucha por el derecho al aborto que circuló por la lista, una colistera, Gabriela Adelstein, propuso la idea de empezar una campaña “Yo aborté” como habían hecho las francesas “allez-y! aux armes, citoyennes! formons nos bataillons, qu’une sangue impure abreuve nos sillons”.

Y escribió el 21/12/2004:
YO aborté pero como soy de clase media alta, tuve médicas contenedoras, asepsia y anestesia. Hasta tuve un hombre responsabilizado y contenedor a mi lado (todo un lujo)
YO acompañé a mis amigas a abortar.
YO ayudé económicamente-emocionalmente a mi empleada doméstica a abortar pero como ella es de clase baja, por enésima vez le pusieron una sonda en el cuello del útero, le dieron suficientes antibióticos pero pocos anestésicos, y ella vive en González Catán y yo en la “Capital”, se la bancó como una duquesa y si sus otras/os cuatro hijas/os se quedaban huérfanas/os, pues… joderse. “así es la vida.
ASÌ ES LA MUERTE, HERMANAS
quién más?
qué más?
> Y sobre todo porque nadie puede sustituirnos en las decisiones que nos
> implican, porque tienen relación con nuestra vida, con nuestros
> sentimientos, con nuestra responsabilidad como seres humanos y sin embargo
> nunca fuimos consultadas, como si no fuéramos ciudadanas.
> En esta lucha está en juego nuestra propia dignidad -por eso decimos que no
> es una simple reivindicación- no ser consideradas como cosas, sino como
> seres humanos dispuestos a vivir una vida digna de ser vivida.
como dijo Gomperts, no l/n@s pueden meter pres@s a tod@s
ANTICONCEPTIVOS PARA NO ABORTAR!
ABORTO LEGAL PARA NO MORIR!
Nosotras parimos, nosotras decidimos
en sororidad
,
Gabriela Adelstein
Buenos Aires”

Y esto llevó a que poco a poco, mujeres de la lista se hicieran eco del llamado “no nos pueden meter presas a todas”.

Pequeños actos, grandes relatos, experiencias, vivencias que, sumados, van mostrando la dimensión de un verdadero problema social que nos afecta específicamente a nosotras: la penalización y la ilegalidad del aborto, no el aborto en sí, no el acto de interrumpir un embarazo no deseado, sino la clandestinidad, la ilegalidad, el silencio, el miedo, el sometimiento a algo no deseado y no deseable en algún/todo momento, la necesidad de concretar una decisión que transcurre en nuestros cuerpos y en nuestras vidas.

Ya han hablado mucho por/de nosotras, ya han teorizado mucho sobre lo que transcurre en nuestros cuerpos, ya nos han dicho mucho qué y cómo debemos sentir un aborto o un embarazo, o nuestra vida sexual.

Me parece un paso fundamental empezar a escucharnos y comprender cómo sintió verdaderamente la otra, hasta para registrar cómo sentimos nosotras mismas.

Así que las invito a descubrirnos, a descubrirse… después de todo, a pesar de la “Santa Inquisición”, las brujas seguimos existiendo!

Claudia Anzorena

Vos también podés dejar tu testimonio

Si completás este formulario, publicamos tu testimonio y lo sumamos a la Campaña.
Podés firmarlo, o dejar sólo tu nombre de pila.
No pueden meternos presas a todas.
Gracias.

Tu nombre (opcional)

Lugar de residencia (opcional)

Tu mensaje

Vos también podés dejar tu adhesión

Si completás este formulario, publicamos tu adhesión y la sumamos a la Campaña.
Podés firmarla, o dejar sólo tu nombre de pila.
Gracias.

Tu nombre

Lugar de residencia (opcional)

Artículos en esta sección

Ver todos